jueves

La Búsqueda de Uno Mismo


Hay un pasaje en el libro de Zejariah que describe un encuentro entre un ser humano y una multitud de ángeles, en el cual se hace referencia al ser humano como “un viajero entre los inmóviles”...
“Viajero” sería una denominación más conveniente para nuestra raza agitada. Otras criaturas también se mueven de un lugar a otro, pero solamente las migraciones del hombre son motivadas por el deseo de estar en cualquier otro lugar diferente al que se encuentra ahora. Distinto es el caso de los ratones, los árboles y los ángeles, que están contentos de ser lo que son y estar donde están, mientras el humano está constantemente en movimiento - esforzándose por estar en alguna otra parte, preferiblemente un lugar donde nadie ha estado antes.
Hace un siglo, el slogan era “¡Hombre joven, ve al oeste!”; el oeste fue de los hombres jóvenes, hasta que no quedó más nada en el oeste. Entonces un hombre fue al Polo Norte, y otro al sur. Otro ser humano fue el primero en alcanzar la cumbre de Everest, otro hizo el "salto gigante" de dejar su huella en la luna. ¿Qué es lo que falta? ¿Un viaje a otra galaxia? ¿Una incursión en el futuro? Pero al alcanzar estos destinos, quedará satisfecho el espíritu de búsqueda del “viajero”?
Todos hemos oído la historia del aldeano empobrecido que soñaba con un tesoro enterrado debajo de un puente en Cracovia. Al llegar a la gran ciudad, localiza el puente de su sueño. Un patrullero, notando su extraña presencia y sus intenciones sospechosas al verlo con un pico y una pala, lo enfrenta y este que confiesa su misión. - "Sueños!" - exclama el guardia. "justamente, ayer por la noche soñé que en el hogar de un tal Jaim Yankel en la aldea de Usseldorf, una bolsa de la monedas de oro se encuentraba enterrada en la pared que se ubica detrás de su estufa” – “Crees que yo viajaría a Usseldorf para derribar la pared del pobre aldeano?"
Entonces, Jaim Yankel se apresuró de regreso a casa, demolió la pared detrás de su estufa, y vivió feliz para siempre con su tesoro enterrado.
Después de que se lleven a cabo todos los viajes, después de que se realicen todas las búsquedas, seguirá existiendo una frontera aun poco penetrada y menos aun conquistada: es la frontera de uno mismo. Atravesamos el planeta y más allá, surcamos el cosmos y la infraestructura del átomo, buscando cierta indicación, cierta señal, sobre el significado de todo; ¿pero cuántos de nosotros hemos entrado en el interior de nuestras almas?
“Lej leja” las palabras iniciales de la llamada Divina a Abraham, que lanza y define la historia judía, literalmente significa, "ve para ti mismo", Di-s ordenó a primer judío "vete para ti mismo, de tu tierra, de tu lugar de nacimiento, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré"
Cuando escuchó el llamado Divino, Abraham miró hacia atrás, hacia una vida de descubrimientos y logros sin precedentes. Éste era el hombre que descubrió la verdad de la unicidad de Di-s, y lo hizo frente al rey más poderoso de su tiempo, sentenciado a muerte en un horno ardiente por su creencia, y mentor de millares para una vida de fe monoteísta y ética. Todo esto alcanzado enteramente por merito propio, sin profesor, ni consejero, ni la voz Divina para dirigirlo, con nada más que su gran mente dirigiendo su búsqueda apasionada hacia la verdad.
Entonces, a los 75 años, le llega a Abraham el llamado Divino: “vete para ti!”, ahora que has terminado tus exploraciones y has logrado tus metas, vuelve hacia tu interior y emprende un viaje hacia la esencia de tu propio ser.
Paradójico, cuanto más personal es nuestro viaje, mayor es la necesidad de dirección y ayuda.
Un sentido bien desarrollado de orientación, puede llevarnos a través del camino más retorcido; un sentido social agudo puede negociar en la mayoría de las intrincadas políticas de oficina; los datos y los patrones que están almacenados en nuestro cerebro, nos facilitan la búsqueda de nuevos campos de estudio. Pero cuando buscamos una trayectoria hacia lo más profundo de nuestro ser; el conocimiento y las habilidades adquiridas en el curso de la vida son repentinamente ineficaces. Nos encontramos en la oscuridad, sin recursos, entonces llamamos al Creador: - "Di-s, quien soy?" – gritamos - "dame una pista; dime porqué me hiciste."
Esta paradoja esta implícita en la primer instrucción registrada en la Tora, al primer judío.
Cuando se le ordena a Abraham "vete para ti", se lo llama a poner en juego sus talentos innatos ("tu tierra"), la personalidad desarrollada en siete décadas y media de interacción con su ambiente ("tu lugar de nacimiento"), y la sabiduría descubierta y formulada por su mente fenomenal (“de la casa de tu padre"), y “ciegamente” sigue a Di-s “a la tierra que te mostraré”. En nuestros viajes exteriores, nuestro conocimiento, talentos y personalidad son las herramientas con las cuales exploramos el mundo que está más allá de nosotros mismos. Pero en la verdadera búsqueda de nuestro propio ser, estas mismas herramientas - que constituyan el exterior, un “yo mismo” sobrepuesto a nuestro “yo” real – ocultan tanto como lo que revelan, distorsionan incluso más de lo que iluminan.
Empleamos estas herramientas en nuestra búsqueda interior - no tenemos otras... Pero si nuestro viaje es para conducirnos a la quintaesencia de nosotros mismos, debemos dirigirnos a Quien nos creó a Su imagen y bosquejó el modelo de nuestras almas en Su Tora

No hay comentarios:

Publicar un comentario

jueves

La Búsqueda de Uno Mismo


Hay un pasaje en el libro de Zejariah que describe un encuentro entre un ser humano y una multitud de ángeles, en el cual se hace referencia al ser humano como “un viajero entre los inmóviles”...
“Viajero” sería una denominación más conveniente para nuestra raza agitada. Otras criaturas también se mueven de un lugar a otro, pero solamente las migraciones del hombre son motivadas por el deseo de estar en cualquier otro lugar diferente al que se encuentra ahora. Distinto es el caso de los ratones, los árboles y los ángeles, que están contentos de ser lo que son y estar donde están, mientras el humano está constantemente en movimiento - esforzándose por estar en alguna otra parte, preferiblemente un lugar donde nadie ha estado antes.
Hace un siglo, el slogan era “¡Hombre joven, ve al oeste!”; el oeste fue de los hombres jóvenes, hasta que no quedó más nada en el oeste. Entonces un hombre fue al Polo Norte, y otro al sur. Otro ser humano fue el primero en alcanzar la cumbre de Everest, otro hizo el "salto gigante" de dejar su huella en la luna. ¿Qué es lo que falta? ¿Un viaje a otra galaxia? ¿Una incursión en el futuro? Pero al alcanzar estos destinos, quedará satisfecho el espíritu de búsqueda del “viajero”?
Todos hemos oído la historia del aldeano empobrecido que soñaba con un tesoro enterrado debajo de un puente en Cracovia. Al llegar a la gran ciudad, localiza el puente de su sueño. Un patrullero, notando su extraña presencia y sus intenciones sospechosas al verlo con un pico y una pala, lo enfrenta y este que confiesa su misión. - "Sueños!" - exclama el guardia. "justamente, ayer por la noche soñé que en el hogar de un tal Jaim Yankel en la aldea de Usseldorf, una bolsa de la monedas de oro se encuentraba enterrada en la pared que se ubica detrás de su estufa” – “Crees que yo viajaría a Usseldorf para derribar la pared del pobre aldeano?"
Entonces, Jaim Yankel se apresuró de regreso a casa, demolió la pared detrás de su estufa, y vivió feliz para siempre con su tesoro enterrado.
Después de que se lleven a cabo todos los viajes, después de que se realicen todas las búsquedas, seguirá existiendo una frontera aun poco penetrada y menos aun conquistada: es la frontera de uno mismo. Atravesamos el planeta y más allá, surcamos el cosmos y la infraestructura del átomo, buscando cierta indicación, cierta señal, sobre el significado de todo; ¿pero cuántos de nosotros hemos entrado en el interior de nuestras almas?
“Lej leja” las palabras iniciales de la llamada Divina a Abraham, que lanza y define la historia judía, literalmente significa, "ve para ti mismo", Di-s ordenó a primer judío "vete para ti mismo, de tu tierra, de tu lugar de nacimiento, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré"
Cuando escuchó el llamado Divino, Abraham miró hacia atrás, hacia una vida de descubrimientos y logros sin precedentes. Éste era el hombre que descubrió la verdad de la unicidad de Di-s, y lo hizo frente al rey más poderoso de su tiempo, sentenciado a muerte en un horno ardiente por su creencia, y mentor de millares para una vida de fe monoteísta y ética. Todo esto alcanzado enteramente por merito propio, sin profesor, ni consejero, ni la voz Divina para dirigirlo, con nada más que su gran mente dirigiendo su búsqueda apasionada hacia la verdad.
Entonces, a los 75 años, le llega a Abraham el llamado Divino: “vete para ti!”, ahora que has terminado tus exploraciones y has logrado tus metas, vuelve hacia tu interior y emprende un viaje hacia la esencia de tu propio ser.
Paradójico, cuanto más personal es nuestro viaje, mayor es la necesidad de dirección y ayuda.
Un sentido bien desarrollado de orientación, puede llevarnos a través del camino más retorcido; un sentido social agudo puede negociar en la mayoría de las intrincadas políticas de oficina; los datos y los patrones que están almacenados en nuestro cerebro, nos facilitan la búsqueda de nuevos campos de estudio. Pero cuando buscamos una trayectoria hacia lo más profundo de nuestro ser; el conocimiento y las habilidades adquiridas en el curso de la vida son repentinamente ineficaces. Nos encontramos en la oscuridad, sin recursos, entonces llamamos al Creador: - "Di-s, quien soy?" – gritamos - "dame una pista; dime porqué me hiciste."
Esta paradoja esta implícita en la primer instrucción registrada en la Tora, al primer judío.
Cuando se le ordena a Abraham "vete para ti", se lo llama a poner en juego sus talentos innatos ("tu tierra"), la personalidad desarrollada en siete décadas y media de interacción con su ambiente ("tu lugar de nacimiento"), y la sabiduría descubierta y formulada por su mente fenomenal (“de la casa de tu padre"), y “ciegamente” sigue a Di-s “a la tierra que te mostraré”. En nuestros viajes exteriores, nuestro conocimiento, talentos y personalidad son las herramientas con las cuales exploramos el mundo que está más allá de nosotros mismos. Pero en la verdadera búsqueda de nuestro propio ser, estas mismas herramientas - que constituyan el exterior, un “yo mismo” sobrepuesto a nuestro “yo” real – ocultan tanto como lo que revelan, distorsionan incluso más de lo que iluminan.
Empleamos estas herramientas en nuestra búsqueda interior - no tenemos otras... Pero si nuestro viaje es para conducirnos a la quintaesencia de nosotros mismos, debemos dirigirnos a Quien nos creó a Su imagen y bosquejó el modelo de nuestras almas en Su Tora

No hay comentarios:

Publicar un comentario