lunes

APÓCRIFOS Y LIBROS PROHIBIDOS EL TESTAMENTO DE SALOMÓN



APÓCRIFOS Y LIBROS PROHIBIDOS
EL TESTAMENTO DE SALOMÓN



TÍTULO, AUTOR Y FECHA DE COMPOSICIÓN

De autor anónimo, los críticos están de acuerdo en que el redactor definitivo de
esta obra reelaboró y reestructuró en profundidad un material judío preexistente
a su obra final, es decir, que el núcleo principal era un texto hebreo del siglo I o
II d.C. al que después se fueron añadiendo textos de la mitología griega,
nombres procedentes de fuentes babilónicas y persas, de tradición egipcia y
por último, cristiana. El autor no es puramente judío ya que la obra contiene
claras alusiones al poder antidemoníaco de Jesús y a cierta cristología. Ha de
ser, por consiguiente, un cristiano que conoce el judaísmo o, más
precisamente, un judeocristiano cuya fe es una mezcla sincrética de muy
diversos elementos en los que predomina el interés por lo mágico sobre lo
teológico.
La obra final está escrita en griego, siendo la redacción final o última fechada
en torno hacia el 450 d.C. Existen varios manuscritos y versiones de esta obra
(PQ,L,HL,T,V) que difieren entre ellos según los copistas. Podemos decir sin
lugar a dudas que el Test. Sl. creó un precedente en obras mágicas tardías que
se atribuyeron a este rey de Israel y por cuya fama trataremos aquí como
Libros Prohibidos: Clavículas de Salomón y Pequeña Clave de Salomón.
DESCRIPCIÓN GENERAL
Salomón está construyendo Jerusalén y en particular el Templo de Dios. Uno
de sus capataces es molestado continuamente por un demonio. El monarca,
tras su oración por el trabajador, recibe por medio del ángel Miguel un anillo
mágico, gracias al cual dominará no ya a ese molesto demonio sino a otros
muchos más que quedarán subyugados por su poder, y cuyas fuerzas y
habilidades contribuirán a la construcción del Templo de Dios.
Un capítulo importante, el 18, aparece dedicado a la influencia que 36 espíritus
astrales “rectores de las tinieblas de este mundo” tienen sobre las
enfermedades y vida de los hombres y a los medios para hacer frente a estas
nefastas influencias.
Tras una carta del rey de los árabes, la visita de la reina de Saba y la
colocación de la piedra angular del templo por el demonio Efippas, el libro se
cierra con la confesión de la infidelidad del monarca, su amor por las mujeres y
en consecuencia, la pérdida del espíritu divino. Al final de su vida, sin embargo,
reúne en este “Testamento” sus conocimientos demonológicos para utilidad de
generaciones futuras.

APÓCRIFOS Y LIBROS PROHIBIDOS

FRAGMENTOS DEL LIBRO

“Continué (Salomón):
–Dime ¿de qué signo eres? (al
demonio Ornías).
Respondió así:
–De Acuario, y a los de este signo, que
por el deseo de mujeres son atraídos
hacia Virgo, los ahogo. Soy un demonio
nocturno y puedo adoptar tres formas:
unas veces, cuando el hombre arde en
deseos, adopto figura de jovencita, y
cuando me tocan sufren muchos
dolores. Otras veces, como ser alado,
me sitúo en los lugares celestes, y
otras aparezco en forma de león.
Procedo del ángel de la potencia divina,
pero soy anulado por el arcángel Uriel.”
TestSl 2, 2-4
“Continué yo (Salomón):
–¿Qué ángel te hace impotente?
Respondió (el demonio Enepsios):
–¿Qué buscas? ¿Qué necesitas? Yo me transformo en diosa y me vuelvo a
metamorfosear y adquiero otra forma. No pretendas, por tanto, saber todo de
mí. Pero, ya que estás a mi lado. Oye esto: tengo mi asiento en la luna, por lo
que poseo tres formas. Unas veces, gracias a las artes mágicas de los sabios,
me hago como Crono. Otras, bajo en torno a los que me hacen descender y
aparezco con otra forma, pero la medida de mis elementos es invencible,
indeterminada e imposible de dominar. Yo, pues, bajo trasformada en otras tres
especies y aparezco tal como me ves. Quedo impotente por el ángel Ratanael,
el que está sentado en el tercer cielo. Por esta razón te digo: este Templo no
puede contenerme”.
TestSl 15, 3-6
“Al verlos, yo Salomón, les interrogué así: –¿Quiénes sois vosotros?
Ellos respondieron unánimemente y con una sola voz:
–Nosotros somos los treinta y seis elementos, los rectores de las tinieblas de
este mundo”.
TestSl 18, 2
Bibliografía:
Testamento de Salomón. Traducción de Antonio Piñero.
Apócrifos del A. Testamento (Tomo V) De. Cristiandad 1987

No hay comentarios:

Publicar un comentario

lunes

APÓCRIFOS Y LIBROS PROHIBIDOS EL TESTAMENTO DE SALOMÓN



APÓCRIFOS Y LIBROS PROHIBIDOS
EL TESTAMENTO DE SALOMÓN



TÍTULO, AUTOR Y FECHA DE COMPOSICIÓN

De autor anónimo, los críticos están de acuerdo en que el redactor definitivo de
esta obra reelaboró y reestructuró en profundidad un material judío preexistente
a su obra final, es decir, que el núcleo principal era un texto hebreo del siglo I o
II d.C. al que después se fueron añadiendo textos de la mitología griega,
nombres procedentes de fuentes babilónicas y persas, de tradición egipcia y
por último, cristiana. El autor no es puramente judío ya que la obra contiene
claras alusiones al poder antidemoníaco de Jesús y a cierta cristología. Ha de
ser, por consiguiente, un cristiano que conoce el judaísmo o, más
precisamente, un judeocristiano cuya fe es una mezcla sincrética de muy
diversos elementos en los que predomina el interés por lo mágico sobre lo
teológico.
La obra final está escrita en griego, siendo la redacción final o última fechada
en torno hacia el 450 d.C. Existen varios manuscritos y versiones de esta obra
(PQ,L,HL,T,V) que difieren entre ellos según los copistas. Podemos decir sin
lugar a dudas que el Test. Sl. creó un precedente en obras mágicas tardías que
se atribuyeron a este rey de Israel y por cuya fama trataremos aquí como
Libros Prohibidos: Clavículas de Salomón y Pequeña Clave de Salomón.
DESCRIPCIÓN GENERAL
Salomón está construyendo Jerusalén y en particular el Templo de Dios. Uno
de sus capataces es molestado continuamente por un demonio. El monarca,
tras su oración por el trabajador, recibe por medio del ángel Miguel un anillo
mágico, gracias al cual dominará no ya a ese molesto demonio sino a otros
muchos más que quedarán subyugados por su poder, y cuyas fuerzas y
habilidades contribuirán a la construcción del Templo de Dios.
Un capítulo importante, el 18, aparece dedicado a la influencia que 36 espíritus
astrales “rectores de las tinieblas de este mundo” tienen sobre las
enfermedades y vida de los hombres y a los medios para hacer frente a estas
nefastas influencias.
Tras una carta del rey de los árabes, la visita de la reina de Saba y la
colocación de la piedra angular del templo por el demonio Efippas, el libro se
cierra con la confesión de la infidelidad del monarca, su amor por las mujeres y
en consecuencia, la pérdida del espíritu divino. Al final de su vida, sin embargo,
reúne en este “Testamento” sus conocimientos demonológicos para utilidad de
generaciones futuras.

APÓCRIFOS Y LIBROS PROHIBIDOS

FRAGMENTOS DEL LIBRO

“Continué (Salomón):
–Dime ¿de qué signo eres? (al
demonio Ornías).
Respondió así:
–De Acuario, y a los de este signo, que
por el deseo de mujeres son atraídos
hacia Virgo, los ahogo. Soy un demonio
nocturno y puedo adoptar tres formas:
unas veces, cuando el hombre arde en
deseos, adopto figura de jovencita, y
cuando me tocan sufren muchos
dolores. Otras veces, como ser alado,
me sitúo en los lugares celestes, y
otras aparezco en forma de león.
Procedo del ángel de la potencia divina,
pero soy anulado por el arcángel Uriel.”
TestSl 2, 2-4
“Continué yo (Salomón):
–¿Qué ángel te hace impotente?
Respondió (el demonio Enepsios):
–¿Qué buscas? ¿Qué necesitas? Yo me transformo en diosa y me vuelvo a
metamorfosear y adquiero otra forma. No pretendas, por tanto, saber todo de
mí. Pero, ya que estás a mi lado. Oye esto: tengo mi asiento en la luna, por lo
que poseo tres formas. Unas veces, gracias a las artes mágicas de los sabios,
me hago como Crono. Otras, bajo en torno a los que me hacen descender y
aparezco con otra forma, pero la medida de mis elementos es invencible,
indeterminada e imposible de dominar. Yo, pues, bajo trasformada en otras tres
especies y aparezco tal como me ves. Quedo impotente por el ángel Ratanael,
el que está sentado en el tercer cielo. Por esta razón te digo: este Templo no
puede contenerme”.
TestSl 15, 3-6
“Al verlos, yo Salomón, les interrogué así: –¿Quiénes sois vosotros?
Ellos respondieron unánimemente y con una sola voz:
–Nosotros somos los treinta y seis elementos, los rectores de las tinieblas de
este mundo”.
TestSl 18, 2
Bibliografía:
Testamento de Salomón. Traducción de Antonio Piñero.
Apócrifos del A. Testamento (Tomo V) De. Cristiandad 1987

No hay comentarios:

Publicar un comentario